Al hablar de evaluación debemos tener presente que hoy día se realiza sobre competencias y es allí donde me permito nombrar a Frade (2014) en cuanto a que hace referencia a que “al hablar de evaluación por competencias debemos realizar una evaluación por desempeño, para tomar decisiones de cambio”. Todo ello trae consigo una reflexión acerca de la inmersión de las TIC en los procesos de formación, lo cual genera una serie de cambios pero al mismo tiempo problemas, según mi punto de vista pueden ser complejos ya que la inmersión de las TIC ha generado un cambio metodológico lo cual hace que el punto central de este cambio este radicado en la evaluación, ya que estamos evaluando en función de formación por competencias.

Se debe tener claro que existen diversos tipos de docente, entre ellos docentes renuentes al cambio, a la introducción de las TIC ya sea por su formación o trayectoria, pero también existe un gran numero de docentes (que se encuentra en ascenso) que hoy día desean participar este cambio, el cual debe ser gradual, moderado, paulatino, donde el foco central debe ser la evaluación.

Tomando las palabras de Cebrian (2014)

“Sí sabes evaluar, aprender una tecnología que te facilite este proceso no debería traer problema, el problema está cuando queremos encubrir nuestras deficiencias como docentes en el proceso de enseñanza y lo encubrimos con procedimientos que facilitan la tecnología muy fácilmente, como es hacer muchas cosas y actividades pero si en esas actividades no hay reflexión y una buena evaluación no hemos desarrollado aprendizaje simplemente puro activismo”.

De alli que se hace necesario  mencionar las características de la evaluación por competencias de Frade (2014):

Todo facilitador de aprendizajes antes de introducir las nuevas metodologías o metodologías basadas en el uso de TIC, debe considerar primero qué quiere que haga el participante, qué le falta por aprender, qué podemos hacer para ayudarlo, al mismo tiempo debe tener presente que las competencias de ahora están relacionadas con qué tenemos que evaluar:

Evidentemente todo ello deja al descubierto que no sólo se deben implementar instrumentos para la evaluación de contenidos, es decir un examen para evaluar resultados de aprendizaje que tiene que ver con el conocimiento, lo cual sin duda permite la mecanización y sistematización de los procesos de evaluación, ahorrando tiempo y trabajo.El problema se acentúa cuando el participante que maneja la herramienta y se apropio del medio debe realizar un trabajo de reflexión profunda, construir una idea, un pensamiento.Es por ello que les dejo planteado a mis estudiantes de Doctorado en Pedagogía las siguientes inquietudes:

  1. ¿Están preparados (docentes/estudiantes) para trabajar con TIC dentro y fuera del aula?
  2. ¿Están preparados los docentes para evaluar con TIC en función a competencias?
  3. ¿Que instrumentos de evaluación implementando TIC esta dispuesto(a) a utilizar en su campo de desempeño laboral?.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *